Cuidados de la mujer durante la lactancia materna

Un tiempo por demás bello y significativo en la vida de las madres y sus hijos es el periodo de lactancia.

Las mujeres tenemos la oportunidad de crear un nuevo vínculo con nuestros hijos a la vez de disfrutarlos de la manera más noble y tierna posible después de haberlos llevado en el vientre.

Pero también es cierto que pocas son las veces que se nos habla a las primigestas del dolor que esto también implica y la responsabilidad de cuidados que conlleva. 

Primero hablaremos un poco de los beneficios y después de los cuidados que dicha tarea merece.

Beneficios de la lactancia materna

Con la leche materna aportamos a nuestro pequeño no solo nuestro cariño sino también, los nutrientes como carbohidratos, vitaminas, grasas y proteínas que necesita.

Además de que, la leche materna otorga al bebé toda la energía que necesita, sobre todo durante los primeros 6 meses de vida. 

La leche cambia increíblemente su composición de acuerdo con el crecimiento del bebé e incluso sus beneficios alcanzan a trascender en la edad adulta.

Amamantar a nuestros hijos de la misma manera nos ayuda como madres a tener una mejor salud tanto física como mental. Ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.  

Las hormonas que se producen al lactar ayudan a que el cuerpo se recupere pronto después del parto, retrasando en su mayoría el regreso del periodo menstrual y ovulatorio.

Al dar pecho se consumen entre 450 y 500 calorías al día ayudando a bajar de peso si es que durante el embarazo se subió un poco.

Y, como es de esperarse, a nuestros bebés también les da muchísimos beneficios como el disminuir el riesgo de obesidad, enfermedades respiratorias y digestivas, infecciones en el oído, alergias y facilita el correcto crecimiento de los dientes y desarrollo de la mandíbula.

Se ha demostrado que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil reforzando sus defensas y estimulando su sistema inmunológico, ayudando a madurar su sistema digestivo otorgando una fuerte flora intestinal.

Amamantar ayuda a la relajación tanto del bebé como de la madre.

Se libera prolactina que además de estimular la producción de más leche tiene un efecto antiestrés.

De igual manera, al dar leche se produce una hormona llamada oxitocina que reduce los riesgos de depresión postparto desarrollando sentimiento de cariño, amor y apego. 

Cuidados y recomendaciones durante la lactancia.

La UNICEF y la OMS tienen diferentes documentos muy interesantes que nos dan luces teóricas y prácticas sobre la lactancia exclusiva, sobre todo durante los primeros 6 meses de nuestros bebés.

En ellos se habla que es recomendado que la lactancia se inicie en la primera hora de vida de los pequeños, aunque pocas veces esta recomendación se puede llevar a cabo.

Se pide que la lactancia sea exclusiva, por lo que no se recomienda ningún otro tipo de alimento o bebida.

En ocasiones el empezar a producir leche tarda un poco. 

Por lo que los profesionales pueden optar por alternar con fórmula láctea, pero siempre pidiendo que en la medida de lo posible se pegue al infante a la mama, ya que de esto depende la producción de la leche misma.

También para la producción de leche es necesario tratar de estar tranquila y sin preocupaciones ya que el estrés provoca la disminución de la misma.

La lactancia debe ser a libre demanda, tanto en el día como por la noche.

El bebé deberá de tener acceso a la leche materna cada vez que lo solicite y él mismo pondrá el tiempo que la toma tarde, ya que en ocasiones la demanda será por hambre y en otras por sed.

Sobre la libre demanda la dificultad de los horarios y los empleos muchas veces hacen necesario extraerse la leche para almacenar en el congelador. 

Cuidados de la madre

Así como en el mundo de los rescatistas que para rescatar se debe estar a salvo, para dar a los hijos una mejor alimentación llena de nutrientes la madre es la primera que debe estar gozando de buena salud.

Por eso es de suma importancia que la alimentación de la madre sea saludable procurando si no 5 alimentos al día por lo menos 3 que contengan todos los grupos alimenticios.

Por mucho tiempo ha habido creencias de que algún tipo de alimento puede molestar al bebé.

Sin embargo, esto es un mito.

Si bien hay alimentos que pueden darle un poco de sabor a la leche materna normalmente no llega a molestar al bebé.

Si llegara a detectar que después de tomar cierto alimento o condimento el bebé no desea comer puede entonces evitarlo por un tiempo y probar nuevamente después de algunos días.

Inclusive si se está tomando algún suplemento alimenticio o vitamina es necesaria la toma de alimentos para su correcta absorción.

De igual manera, es de suma importancia el hidratarse de manera suficiente incluso más que antes con más de 2 litros al día y procurando que en su mayoría sean de agua natural.

Cuando el dar leche es sumamente doloroso se recomienda consultar al médico para que aconseje la manera correcta de hacerlo ya que probablemente se esté haciendo algo que no es recomendado.

De igual manera existen cremas hipoalergénicas que pueden contrarrestar la resequedad que puede ocurrir en los pezones aunque también hay pediatras que recomiendan untar las mismas gotitas de leche para ir acabando con posibles malestares 

No es recomendado

Se pide que el consumo de cafeína ya sea en café, refrescos o té se reduzca a solo una taza al día ya que de ser más esta puede crear agitación en el bebé y dificultad al dormir.

Se recomienda evitar en lo posible el consumo de alcohol ya que este puede afectar directamente la leche llegando en ella a su pequeño.

El consumo de cigarro puede ser muy dañino para su bebé ya que aumenta en él el riesgo de resfriados e infecciones ya que en la leche el bebé puede recibir nicotina y otras sustancias químicas que llevan consigo los cigarrillos.

Existen muchos medicamentos que están estrictamente prohibidos durante la lactancia ya que también se transfieren al bebé por medio de la leche.

En conclusión, la lactancia es y debe ser un periodo especial de gozo e interacción madre e hijo.

Además de ser la primera socialización profunda de los pequeños.

Hay que procurar que esta sea de la mejor manera posible, para lo cual el preguntar a un especialista nunca está de más. 

Por lo que te invitamos a agendar una cita con alguno de nuestros pediatras para que puedas despejar todas las dudas que tengas y disfrutes de esta linda etapa.

Inicio

Síguenos en Facebook

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Quieres Más Información?