¿Por qué salen fuegos en la boca? Te presentamos algunas pautas para tratarlos

Sin duda uno de los problemas más comunes en la boca es la aparición de aftas o úlceras aftosas.

Las cuales, son pequeñas lesiones superficiales que aparecen en la base de las encías, en la lengua, paladar y parte interna de las mejillas. 

Sus características son rápidamente identificables.

Días previos de su aparición se siente una sensación como hormigueo.

Posteriormente aparece un abultamiento (grano) de tonalidad entre blanca y amarilla, que en ocasiones puede tener unos bordes rojos y marcados.

Los tamaños suelen variar, los brotes de menor dimensión no generan tanto problemas como las de mayor tamaño.

Que además de tomar formas irregulares, son dolorosas y en la mayoría de los casos dejan cicatriz.

Estas pequeñas úlceras no son contagiosas. 

Se debe tener el cuidado necesario debido a que como cualquier herida causa malestares y se puede llevar a un infección mayor.

Normalmente desaparecen en una semana. 

De lo contrario debes consultar a tu médico, quizás tengas una infección o bien si observas que:

  1. Se generan bordes irregulares

  2. Presenta fiebre junto con las aftas

  3. Si al comer o tomar líquidos genera dolor intenso

  4. Las aftas no desaparecen al paso de dos semanas o más

  5. Se extienda hacia el borde de los labios

  6. Si el dolor ya no es soportable

Se han identificado como posibles causas mordeduras accidentales, cepillado de manera excesiva, sensibilidad a ciertos alimentos, uso de lauril sulfato de sodio en enjuagues, carencia de zinc, ácido fólico, hierro y vitamina B12, respuesta alérgica, cambio hormonales durante la menstruación, estrés y estado emocional. 

Algunas investigaciones apuntan a que un sistema inmunológico debilitado o el padecimiento de enfermedades como celiaquía, problema intestinal a causa del consumo de gluten, colitis, VIH/SIDA, entre otros, influyen en la aparición de aftas.

Cómo se pueden prevenir

Comer saludablemente, llevar una alimentación con frutas, cereales y vegetales para evitar deficiencias nutricionales.

Mantén una buena higiene bucal y un cepillado apropiado para evitar irritación, evita pasta dental y enjuagues que contengan lauril sulfato de sodio.

El estrés es un factor importante, debes aprender a manejarlo y que no te afecte.

Algo que es importante es la diferencia entre las aftas y el herpes labial o febril. 

Las aftas no se forman en la superficie de los labios y no son contagiosas.

El herpes es una lesión contagiosa que la causa el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1), y menos comúnmente por el virus del herpes simple tipo 2 (HSV-2). 

Estos dos virus pueden afectar la boca y también los genitales.

 Los besos suelen ser el medio de contagio más común, esto aunque aún no brote.

Una persona que ha contraído el virus puede tener estos brotes debido a que virus permanece activo en el organismo.

La forma en que se expresa son ampollas que contienen líquido, sobre y alrededor de los labios.

Se suelen agrupar y formar manchas, "al reventar" dejan una herida abierta que dura varios días en regenerar el tejido.

Al ser un problema viral no existe una cura para este mal.

Existen tratamientos con cremas antivirales que contienen aciclovir que ayuden a una recuperación más rápida y sin tanto malestar.

Es importante estar atentos.

Si sientes hormigueo y picazón alrededor de los labios durante varios días.

Si aparece un abultamiento, al tacto duro y que cause dolor, si se hace ampolla con líquido en los labios, -ojo- también pueden brotar al interior de la boca, mejillas nariz.

Si éstas se revientan, la secreción genera pequeñas llagas y luego costra, la frecuencia en su aparición puede estar asociada a:

  1. Lesiones en la piel

  2. Infección viral o fiebre

  3. Largos periodos  de exposición al sol

  4. Cambios hormonales

  5. Un sistema inmunológico debilitado

De ser portador de herpes debes tener cuidado debido a que se pueden afectar otras partes del cuerpo como son las manos, particularmente los dedos (herpes panadizo).

Los ojos son otro punto sensible e incluso causar ceguera y si tienes problemas en la piel como dermatitis atópica, es un peligro ya que se contamina cualquier segmento del cuerpo.

Toma las medidas precautorias para evitar más contagios.

Se debe evitar el contacto a través de besos y piel mientras tenga la presencia de ampolla.

Sobre todo cuando revientan y se derrama el líquido que se encuentra al interior.

No se deben compartir artículos de uso personal mientras se observen las lesiones.

Lavarse constantemente las manos.

Ahora ya sabes la diferencia entre aftas y herpes. 

Cuida tu salud y si presentas uno de los síntomas mencionados asiste con tu médico, te ayudará y hará un diagnóstico certero.

Apaga ese fuego.

Inicio

Síguenos en Facebook

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Quieres Más Información?